Home / Sin categoría / «Kim Jong-un» el misterio de sus hijos y el “songbun” que determinará su sucesión

«Kim Jong-un» el misterio de sus hijos y el “songbun” que determinará su sucesión

A mediados de enero de este año, el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong Un, ordenó a su ministro de Seguridad un reordenamiento del sistema de “songbun” que clasifica a los habitantes de acuerdo a su lealtad al régimen. Fuentes de inteligencia surcoreanas publicadas por el Daily NK, un sitio dedicado a informar sobre lo que sucede dentro del país más reclusivo del mundo, creen que Kim estaba preparando al país para soportar un nuevo proceso de restricciones económicas y posible hambruna a causa de la mala administración de la economía y la llegada de la pandemia del coronavirus que ya se había desatado en la vecina China. Ahora, después de las últimas noticias que hablan de que Kim Jong Un estaría en grave estado después de haber sido sometido a una operación cardiovascular a principios de abril, las mismas fuentes creen que el reordenamiento social para reforzar el poder del régimen también tiene que ver con la salud del líder y su posible sucesión.

Kim tiene apenas 36 años, pero está muy excedido de peso y fuma tres paquetes de cigarrillos al día. Es posible que a principios de año haya tenido alguna advertencia de sus médicos sobre una posible cirugía al mismo tiempo que sus aliados chinos le informaban de la pandemia que se estaba propagando desde Wuhan. El régimen de Pyongyang asegura que no registró ningún caso de infectado por el Covid-19 en su territorio. En forma preventiva, el 30 de enero se cerró la frontera con China. El contrabando que se registra en esa zona, tolerado por la policía y paliativo de las restricciones internacionales al comercio, fue prohibido totalmente y hasta se anunciaron ejecuciones de contrabandistas que habían violado las nuevas normas. También se desplegaron tropas cerca de la frontera no sólo para controlar que nadie traspase, sino que por una orden directa de Kim se encargaron de destruir los nidos de las aves que en esta época del año emigran desde China. El temor es que los pájaros pudieran transmitir el coronavirus como lo hicieron en 2017 con la gripe aviar. El portavoz del gobierno, Ro Dong Sin Mun, declaró a fines de enero que “todas las organizaciones del partido deberían considerar el proyecto para prevenir la propagación de la nueva infección por coronavirus como un tema político importante relacionado con la supervivencia nacional”. Y agregó que el gobierno “exige obediencia absoluta” a las directivas porque “cualquier momento de distracción podría tener consecuencias catastróficas irreversibles”.

Como tantas veces en la historia de Norcorea, las afirmaciones como que en su territorio no se registró un solo caso de Covid-19, son desmentidas por los hechos. Los festejos del 8 de febrero por el Día del Ejército, una fecha muy significativa para el régimen, fueron cancelados en forma inesperada. Se cree que el coronavirus está haciendo estragos entre los soldados que estuvieron en la frontera china. Todos los ejercicios militares fueron suspendidos y el propio jefe del Estado Mayor estuvo en cuarentena durante 20 días de febrero. Otro reporte del Daily NK citando a fuentes militares norcoreanas habla de 180 soldados muertos por coronavirus entre enero y febrero entre las tropas acantonadas en la frontera china. A principios de abril habrían muerto varios médicos afectados por Covid19 que trabajaban en el hospital militar de Nampo, un puerto cercano a Pyongyang. También murieron 11 prisioneros del campo de rehabilitación de Chongori.

El régimen no se abstuvo de seguir probando misiles para demostrar su “poderío” y seguir distrayendo la atención. Pero, el lanzamiento de una serie de cohetes balísticos de corto alcance, en marzo, con la clásica presencia de Kim Jong Un celebrando el acontecimiento, se limitó a un breve saludo junto a un grupo de soldados tapados con barbijos negros. El 15 de abril, Kim ya no estuvo presente en un acto “sagrado”, el que marca el aniversario del nacimiento de su abuelo y fundador del régimen comunista, Kim Il Sung. Desde ese día vuelan las especulaciones sobre su estado de salud y una posible sucesión.

Aquí entran dos peculiaridades norcoreanas, la ideología que sostiene al régimen “la filosofía Juche” y el sistema de castas “songbun”, que divide a la sociedad en categorías de lealtad al líder. Esta es la base por la que el poder se transmite en una sucesión “monárquica” al primer hijo varón con el apoyo de la casta superior.

 

 

 

Fuente: INFOBAE