Home / Politica Colombia / Así queda salpicado Petro con la «ñeñepolítica»

Así queda salpicado Petro con la «ñeñepolítica»

La llamada con la que el fiscal general Francisco Barbosa vinculó a Gustavo Petro con Ñeñe Hernández y a la llamada ñeñepolítica ocurrió el 28 de mayo de 2018, la mañana siguiente a las elecciones. El jefe del ente acusador alborotó el avispero político cuando en una entrevista para noticias RCN reveló que uno de sus fiscales tiene en su poder un informe que da píe para abrir una investigación contra el senador jefe de la oposición, bajo la tesis de una eventual financiación irregular de Petro en la campaña por la Presidencia de la República en la que Iván Duque fue vencedor.

«Dentro del informe del fiscal instructor se habla de una presunta financiación de mineros a la campaña de Gustavo Petro», expresó Barbosa en la entrevista. Y agregó: «Por lo menos en la conversación que se tiene por parte de ese señor Hernández con otra persona, que es un hombre no identificado (…), se habla de una presunta financiación de empresas mineras a la campaña de Gustavo Petro en La Guajira».

Barbosa no ahondó en detalles de la intercepción pero la sola mención suscinta dio para desatar una ventolera política. El efecto fue el previsible: al escándalo de la ñeñepolítica que tiene a Iván Duque y al urbismo en general en situación crítica se le suma un actor antagónico. Gustavo Petro, precisamente el contradictor que más contrapeso hace al gobierno y uno de las voces más insistentes a que los tentáculos del Ñeñe se develen.

Luego de salpicar a Petro, Barbosa anunció que tras el hallazgo se dio inicio a «una investigación paralela» para establecer «qué estaba pasando con la financiación de esas campañas en La Guajira». Y señaló que el primer paso será identificar a las personas que intervienen en la interceptación. Así mismo informó que los gerentes de las campañas de Iván Duque y Gustavo Petro serán citados para explicar el contenido de los audios y establecer si hubo alguna irregularidad con los recursos recogidos por las campañas que llegaron a la segunda vuelta en las pasadas elecciones presidenciales.

«Se van a llamar a los dos gerentes de la campaña para que expliquen exactamente qué ocurrió dentro de sus campañas y poder determinar, en su momento, cuál es la incidencia que existió de esas conversaciones o de esos hechos, y por supuesto entrar en la corroboración», dijo Barbosa.